Saltar al contenido
Home » Cómo cuidar las Orquídeas? Aquí tu guía completa

Cómo cuidar las Orquídeas? Aquí tu guía completa47 min de lectura

como cuidar las orquídeas

La orquídea es, sin duda, unas de las flores más amadas y admiradas del mundo. En la siguiente Guía sobre Cómo Cuidar una Orquídea, te explico que hacer para mantenerlas hermosas. Personalmente son mis flores favoritas y las chineadas de mi jardín. Tengo años de experiencia que con mucho gusto comparto con ustedes. Cómo cuidar las orquídeas

Características de las orquideas.


– Es una familia de plantas herbáceas
– Monocotiledóneas
–Tamaños que van de 2 cm a varios metros de tamaño.
–De Hojas simples de margen entero
–Sus Flores son variables: en sus formas, aromas, colores y tamaño.

  • Diversidad de las orquídeas 30.000 especies conocidas. Más de 100.000 especies son híbridos En Costa Rica se han descrito 1600 especies de orquídeas de las cuales 330 son únicas en el mundo.
  • Crecimiento de las orquídeas: Las orquídeas NO SON PARASITAS
  • Epífitas: crecen sobre los árboles
  • Terrestres: crecen sobre el suelo
  • Semiacuáticas: en pantanos
  • Litófitas: sobre rocas
  • Subterráneas: abajo el suelo.
Orquidea suterránea Rhizanthella
Rhizanthella. Orquídea subterránea. De Jean and Fred Hort – Flickr: Underground Orchid, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=21426244

¿Cómo crecen las orquídeas?

El mundo de las orquídeas es increíblemente diverso, con miles de especies distribuidas en todo el mundo. A pesar de su diversidad, todas las orquídeas pueden clasificarse en dos grandes categorías según su patrón de crecimiento: monopodial y simpodial. Comprender estos patrones de crecimiento es crucial para proporcionar el cuidado de las orquídeas. Cómo cuidar las orquídeas

Crecimiento Monopodial

Las orquídeas monopodiales tienen un solo tallo que crece verticalmente y las hojas se desarrollan a lo largo de este tallo. Los nuevos brotes, hojas y flores siempre emergen desde la cima del tallo o desde los nodos debajo del ápice. La Phalaenopsis, también conocida como orquídea mariposa, es uno de los ejemplos más comunes de una orquídea monopodial.

Una característica importante de las orquídeas monopodiales es que no tienen pseudobulbos, que son estructuras de almacenamiento de agua y nutrientes presentes en las orquídeas simpodiales. Esto significa que las orquídeas monopodiales son más sensibles a la sequía y necesitan un riego más regular. Sin embargo, como todas las orquídeas, es importante evitar el exceso de agua para prevenir la pudrición de las raíces.

Crecimiento Simpodial

Las orquídeas simpodiales, por otro lado, crecen horizontalmente a lo largo del suelo o de la superficie de un árbol. En lugar de tener un solo tallo, las orquídeas simpodiales tienen múltiples «tallos» o pseudobulbos, cada uno de los cuales crece a partir de la base del pseudobulbo anterior. La Cattleya y la Dendrobium son ejemplos de orquídeas simpodiales.

Cada pseudobulbo de una orquídea simpodial tiene una vida limitada y eventualmente dejará de producir hojas y flores. Sin embargo, la planta continuará creciendo y produciendo nuevos pseudobulbos. Por lo tanto, es normal que los pseudobulbos más viejos se vuelvan amarillos y se sequen con el tiempo.

Una ventaja de las orquídeas simpodiales es que pueden almacenar agua y nutrientes en sus pseudobulbos, lo que les permite resistir períodos de sequía. Sin embargo, esto no significa que puedan ser descuidadas: un riego y una alimentación adecuados son esenciales para mantener a tu orquídea feliz y saludable.

Al entender los patrones de crecimiento monopodial y simpodial, podrás adaptar los cuidados de tu orquídea a sus necesidades específicas, mejorando su salud y su floración. Recuerda, cada orquídea es única, ¡así que mantén tus ojos y tu mente abiertos para aprender de ellas!

¿Cómo cuidar a las orquídeas?

El cuidado de las orquídeas no es tan difícil como muchos podrían pensar, pero sí requiere algunos conocimientos específicos. Aquí te comparto los aspectos más importantes que necesitas considerar, como cuidar unas orquideas

¿Dónde se deben colocar las Orquídeas? : Según el Grosor de sus Hojas

Las orquídeas son una de las familias de plantas más grandes y diversas del mundo, con miles de especies que se encuentran en una variedad de hábitats. Debido a esta diversidad, las orquídeas pueden tener necesidades de luz muy diferentes. Una forma de determinar cuánta luz necesita una orquídea es observar el grosor de sus hojas.

Hojas Función: fotosíntesis, respiración, almacén de agua y nutrientes

Orquídeas de Hojas Gruesas

Las orquídeas con hojas gruesas y carnosas suelen requerir niveles de luz más altos. Estas plantas se han adaptado a los ambientes soleados, y sus hojas gruesas les ayudan a resistir la desecación. Las orquídeas de este tipo incluyen muchas especies de Cattleya, Dendrobium y Vanda.

Cattleya dowiana Cómo cuidar las orquídeas

Estas orquídeas prosperan bajo una luz brillante e indirecta. En interiores, una ventana orientada al sur es a menudo el lugar ideal para ellas. Si vives en un clima muy soleado, es posible que necesites usar cortinas o persianas para difuminar la luz y evitar quemaduras en las hojas.

Orquídeas de Hojas Delgadas

Por otro lado, las orquídeas con hojas delgadas y suaves suelen preferir niveles de luz más bajos. Estas orquídeas se encuentran a menudo en el sotobosque de los bosques tropicales, donde la luz es difusa y filtrada por el dosel de árboles. Ejemplos de orquídeas de hojas delgadas incluyen muchas especies de Paphiopedilum y Phalaenopsis.

Phalaenopsis orquídea Cómo cuidar las orquídeas

Para estas orquídeas, una ventana orientada al norte o al este puede proporcionar la cantidad justa de luz. También pueden prosperar bajo luces fluorescentes, lo que las hace ideales para oficinas o habitaciones sin muchas ventanas.

Es importante recordar que cada orquídea es única y que puede haber excepciones a estas reglas generales. Siempre es mejor observar tu orquídea y ajustar sus condiciones de cultivo según sus necesidades. ¡Y recuerda, una orquídea feliz es una orquídea floreciente!

Cantidad de luz que necesita una orquídea, Cómo cuidar las orquídeas

REGLA GENERAL DE LA CANTIDAD DE LUZ
•Orquídeas de sol: Luz directa Con seudobulbos Hojas gruesas
•Orquídea de sombra Luz indirecta: Uso de sombreados (árboles, sarán) Sin seudobulbos Hojas delgadas

¿Cómo y cuándo se riegan las Orquídeas?

El riego es un aspecto fundamental en el cuidado de las orquídeas. Sin embargo, cada variedad de orquídea tiene sus propias necesidades de agua y es importante aprender a leer las señales de tu planta. Aquí te presentamos algunos consejos generales para el riego de orquídeas.

Conocer tu Orquídea

Lo primero es conocer el tipo de orquídea que tienes. Algunas orquídeas, como las Cattleyas y las Oncidium, pueden resistir períodos de sequía entre riegos, mientras que otras, como las Masdevallias, prefieren un sustrato constantemente húmedo.

Menos, es Más

El exceso de agua es una de las principales causas de la muerte de las orquídeas en cultivo doméstico. Muchas orquídeas son epífitas, lo que significa que en su hábitat natural crecen en los árboles y están acostumbradas a periodos de sequía entre las lluvias. Así que, cuando riegues, empapa completamente el sustrato, pero luego permite que se seque antes de volver a regar.

Presta Atención a las Raíces

Las raíces de las orquídeas pueden darte pistas sobre sus necesidades de agua. En muchas orquídeas epífitas, las raíces se vuelven plateadas o blancas cuando están secas y verdes cuando están húmedas. Una manera de humedecer las raíces por completo es sumergir las raíces en agua hasta que cambien a color verde.

Factores Ambientales

Los factores ambientales, como la luz, la temperatura, la humedad y el flujo de aire, también afectan las necesidades de riego. Las orquídeas en condiciones más calientes, más secas o más luminosas necesitarán agua con más frecuencia que las que se encuentran en condiciones más frías, más húmedas o menos luminosas.

Tiempo de Riego

El mejor momento para regar las orquídeas es por la mañana. Esto permite que cualquier agua que haya quedado en las hojas se evapore durante el día, lo que reduce el riesgo de enfermedades fúngicas.

Tipo de Agua

Las orquídeas son muy sensibles a los productos químicos y los minerales en el agua. Por lo tanto, es mejor usar agua de lluvia, agua destilada o agua de ósmosis inversa si es posible.

El riego es más un arte que una ciencia. Con observación y experiencia, aprenderás a entender las necesidades de riego de tus orquídeas para que puedan florecer y prosperar.

¿Cómo se deben regar las Orquídeas correctamente? || Orquiplanet

Cambios de Temperatura: Su Efecto en el Crecimiento de las Orquídeas

Las orquídeas, al igual que muchas otras plantas, responden a los cambios de temperatura en su entorno. Entender cómo las variaciones de temperatura pueden afectar a las orquídeas es clave para proporcionarles las condiciones ideales para su crecimiento y floración.

Cambios Diurnos y Nocturnos

Los cambios de temperatura entre el día y la noche son una parte natural del ciclo de vida de las orquídeas. En su hábitat natural, las orquídeas están acostumbradas a experimentar una caída de temperatura cuando el sol se pone. Esta variación de temperatura, conocida como «diferencial de temperatura diurno-nocturno», puede desencadenar la floración en muchas especies de orquídeas.

Por ejemplo, las orquídeas del género Cattleya y Dendrobium a menudo requieren una diferencia de temperatura de al menos 10-15 grados Fahrenheit (5-8 grados Celsius) entre el día y la noche para promover la floración.

Temperaturas Extremas

Las temperaturas extremas, ya sean muy altas o bajas, pueden ser perjudiciales para las orquídeas. Las temperaturas muy altas pueden provocar el marchitamiento de las flores y el estrés hídrico en las plantas, mientras que las temperaturas muy bajas pueden causar daños por frío o incluso la muerte de la planta.

La mayoría de las orquídeas prefieren temperaturas diurnas de entre 65 y 85 grados Fahrenheit (18-29 grados Celsius) y temperaturas nocturnas de entre 55 y 65 grados Fahrenheit (12-18 grados Celsius). Sin embargo, algunas orquídeas, como las Cymbidium, pueden tolerar temperaturas más frías, mientras que otras, como las Vanda, pueden manejar temperaturas más cálidas.

El Efecto del Invierno

Las orquídeas también responden a las variaciones estacionales de temperatura. Muchas orquídeas, como las del género Phalaenopsis, tienen un período de descanso en invierno, cuando las temperaturas son más bajas. Durante este tiempo, las plantas pueden requerir menos agua y nutrientes. Sin embargo, si las temperaturas caen demasiado, las orquídeas pueden sufrir daños por frío.

Es crucial recordar que cada especie de orquídea tiene sus propias necesidades únicas de temperatura, por lo que es importante investigar las necesidades específicas de tu orquídea. Al proporcionarle las temperaturas correctas, puedes ayudar a tu orquídea a crecer y florecer de la mejor manera posible.

La Importancia de la Aireación en el Cultivo de Orquídeas

Las orquídeas son notables por su adaptación a una gran variedad de hábitats, pero muchas de las especies que cultivamos en casa son epífitas, lo que significa que crecen en árboles en lugar de en el suelo. Esta vida en el dosel del bosque implica mucha aireación. Aquí te explicaremos por qué la aireación es tan crucial para el crecimiento y la salud de las orquídeas.

Orquídeas: Las Reinas del Aire

Las orquídeas epífitas han evolucionado para aprovechar los altos niveles de humedad en su hábitat natural, pero también necesitan mucho aire alrededor de sus raíces para evitar la saturación y el exceso de humedad que puede conducir a la pudrición de las raíces. La aireación también es esencial para permitir que las raíces de la orquídea absorban el oxígeno necesario para la respiración celular y el metabolismo energético.

Flujo de aire: Prevención de Enfermedades

Un buen flujo de aire ayuda a secar la humedad excesiva y evita el estancamiento del agua, que puede ser un caldo de cultivo para hongos y bacterias. Al disminuir la humedad alrededor de las hojas de la planta, la aireación puede ayudar a prevenir problemas comunes de las orquídeas, como la pudrición de la corona y la pudrición de las raíces.

Además, el flujo de aire continuo puede ayudar a mantener la planta más fresca en climas cálidos y evitar el sobrecalentamiento, lo que puede ser especialmente importante para las especies de orquídeas que prefieren temperaturas más bajas.

¿Cómo Mejorar la Aireación?

Una forma de mejorar la aireación es elegir el sustrato adecuado. Los sustratos diseñados para orquídeas, como la corteza de pino y el musgo sphagnum, pueden proporcionar un buen drenaje y permitir que el aire circule alrededor de las raíces. También puedes considerar agregar material como perlita o carbón vegetal para aumentar la aireación.

Además, intenta no colocar tus orquídeas demasiado juntas. Mantén suficiente espacio entre ellas para que el aire pueda circular libremente. Si cultivas tus orquídeas en interiores, puede ser útil usar un ventilador para mejorar la circulación del aire, pero asegúrate de no dirigir el flujo de aire directamente a las plantas, ya que esto puede causar estrés por desecación.

¿Cómo Mejorar la Aireación en las orquideas? Cómo cuidar las orquídeas
Cómo cuidar las orquídeas

Preparar el Sustrato para Orquídeas: Materiales, Mezcla y Desinfección

El sustrato en el que crecen tus orquídeas es tan importante como cualquier otro aspecto de su cuidado. Puedes comprarlo ya preparada o hacerlo. Aquí te mostramos cómo preparar el sustrato perfecto para orquídeas.

Materiales

Para las orquídeas epífitas, el sustrato debe ser aireado y drenante, por lo que la tierra de jardín regular no es adecuada. Aquí están los materiales que necesitarás:

  1. Corteza de pino: Este es uno de los ingredientes más comunes en el sustrato para orquídeas. Proporciona excelente drenaje y aireación. Asegúrate de que esté específicamente etiquetado para orquídeas, ya que la corteza de pino para otros usos puede tener aditivos.
  2. Esponja de roca o perlita: Estos materiales pueden ayudar a retener la humedad sin empapar las raíces.
  3. Carbón vegetal: El carbón ayuda a mantener el sustrato fresco y libre de olores, absorbiendo impurezas.
  4. Sphagnum moss (opcional): Este musgo retiene la humedad y es especialmente útil para orquídeas que prefieren condiciones más húmedas.
Cómo cuidar las orquídeas
Cómo cuidar las orquídeas

Mezcla

Una mezcla común para el sustrato de orquídeas puede ser:

  • 4 partes de corteza de pino
  • 1 parte de esponja de roca o perlita
  • 1 parte de carbón vegetal

Si tu orquídea prefiere un sustrato más húmedo, puedes añadir sphagnum moss a la mezcla. Asegúrate de que todos los componentes estén bien mezclados antes de utilizarlos.

Aquí te dejo más opciones para preparar diferentes sustratos:

1- 50% Trozos de güitite “corteza” y 50% Carbón vegetal.
2- 35% piedra pómez y 65% pipa picada.
3- 50% trozos de corteza, 20% trozos de carbón, 15% musgo blanco chileno o bagazo y 15% piedra pómez.
4- 25% trozos tiestos + 25% trozos de corteza + 5% carbón vegetal + 45% pipa picada Poner otras mezclas

Otra opción es utilizar troncos de árboles, acomodando las raíces de la orquídea con un poco de musgo y amarrar suavemente con una media de nylon.

Desinfección

Para desinfectar tu sustrato, puedes hervirlo durante unos 20-30 minutos. Esto eliminará cualquier bacteria, hongo o plaga que pueda estar presente. Después de hervir, deja que el sustrato se enfríe y se seque antes de usarlo.

Recuerda, no todas las orquídeas necesitan el mismo tipo de sustrato. Es importante investigar las necesidades específicas de tu tipo de orquídea para asegurarte de que le estás dando el mejor cuidado posible. Con un sustrato bien preparado, tus orquídeas tendrán un ambiente saludable para crecer y florecer.

Sabias que un sustrato viejo atrae Plagas y enfermedadesen las Orquideas. Aprende aquí Como prevenir las Plagas en las Orquídeas

Macetas para Orquídeas, cómo cuidar orquídea

Elegir la maceta adecuada es crucial para el cuidado de orquídeas. Las macetas de cerámica o barro son perfectas ya que permiten que las raíces respiren. Recuerda que debe tener suficientes agujeros para permitir el drenaje 💦.

Las macetas para orquídeas deben ser lo suficientemente grandes para acomodar el sistema de raíces, pero no tan grandes como para que el sustrato permanezca húmedo durante mucho tiempo. Las macetas de plástico son una buena opción, ya que retienen la humedad y son más ligeras y baratas que las de cerámica. Pero las macetas de cerámica son más estables y menos propensas a volcarse.

Es importante tomar en cuenta el tipo de crecimiento de cada orquídea. Las de crecimiento SIMPODIAL necesitan una maceta que les permita crecer hacia el lado.

maceta de orquídea con crecimiento simpodial
Cómo cuidar las orquídeas

Trasplante de Orquídeas: Guía Paso a Paso

El trasplante de orquídeas es un proceso delicado pero esencial en el cuidado de estas maravillosas plantas. Aquí te dejo una guía paso a paso para que puedas hacerlo correctamente y darle a tu orquídea un nuevo hogar.

¿Cuándo trasplantar?

Es mejor trasplantar las orquídeas después de que hayan terminado su ciclo de floración. Muchas veces, el momento perfecto es cuando comienzas a ver nuevos brotes de crecimiento, ya sean raíces o hojas.

Entonces, trasplantamos la planta cuando:

  • Recipiente es muy pequeño para la
    planta.
  • El sustrato está muy viejo, puede
    deteriorar la planta. Cada 2 ó 3 años
  • Cuando la planta se encuentra en
    crecimiento vegetativo (raíces, tallos
    nuevos).
  • Después de la floración y descanso

Materiales necesarios

  1. Un nuevo recipiente: Asegúrate de que sea apenas un poco más grande que el anterior, ya que a las orquídeas les gusta sentirse algo «apretadas». Debe tener suficientes orificios de drenaje.
  2. Sustrato nuevo: Como mencionamos antes, una mezcla de corteza de pino, perlita y carbón vegetal funciona bien.
  3. Un par de tijeras o una cuchilla esterilizadas.
  4. Opcional: Un fungicida para orquídeas.

Proceso de trasplante

  1. Preparación: Saca con cuidado la orquídea de su recipiente actual. Debes humedecer ligeramente el sustrato para que sea más fácil de retirar. Si es necesario debes quebrar la maceta vieja para no dañar la planta.
  2. Limpieza: Una vez que la orquídea está fuera, retira suavemente el antiguo sustrato de las raíces. Inspecciona las raíces en busca de signos de enfermedad o pudrición – las raíces sanas deben ser de color verde claro a blanco, mientras que las raíces muertas o enfermas serán marrones o negras y pueden estar blandas al tacto.
  3. Poda: Con las tijeras o cuchilla esterilizadas, corta sin miedo las raíces que estén enfermas o muertas.
  4. Desinfección (opcional): Si has tenido que cortar muchas raíces, puedes elegir aplicar un fungicida para evitar infecciones futuras.
  5. Sellar las raíces cortadas: Se puede utilizar pintura de uñas, cera de candela, canela en polvo, una gota de cloro en el corte de la raíz.
  6. Trasplante y soporte: Primero se debe colocar un soporte de alambre galvanizado, adecuado para la orquídea que vamos a sembrar, quede bien agarrada. Coloca un poco de tu sustrato nuevo en el fondo del nuevo recipiente. A continuación, coloca la orquídea en el recipiente, extendiendo suavemente las raíces. Llena el resto del recipiente con el sustrato, asegurándote de que las raíces estén cubiertas pero el rizoma y la base de las hojas estén sobre el sustrato.
  7. Ajuste: Las primeras semanas después del trasplante son un periodo de ajuste. Riega moderadamente y mantén la planta en un lugar con luz indirecta hasta que veas signos de nuevo crecimiento.

Recuerda, las orquídeas son plantas resistentes, pero también delicadas. Con un poco de paciencia y cuidado, tu orquídea se adaptará a su nuevo hogar y continuará ofreciéndote hermosas flores por años.

Tenemos entonces varios pasos que realizar para el trasplante:

  • Seleccionar la planta que necesita ser trasplantada
  • Humedecer la planta
  • Sacar la planta y Eliminar sustrato (o suelo). Si es necesario quebrar la maceta vieja para no dañar la planta.
  • Desinfectar herramienta
  • Cortar y eliminar órganos enfermos
  • Desinfectar la planta por 10 minutos
  • Limpiar el área de trabajo
  • Sacar la planta y sellar heridas
  • Dejar que se seque por 10 minutos
  • Seleccionar el medio de trasplante: Macetas, troncos, canastas, etc.
  • Preparar la mesa con los sustratos para la siembra
  • Antes de sembrar la planta. Instalar un soporte de alambre adecuado para la orquídea
  • Añadir un 1/3 parte sustrato para drenaje
  • Capa de musgo
  • Siembra de orquídea. Colocar la planta extendiendo las raices.
  • Añadie las 2/3 partes sustrato mixto
  • Regar la planta
  • Etiqueta (fecha de trasplante)

Nutrición y fertilización de las orquídeas. cuidado de orquideas

Nutrición de las Orquídeas: Un Factor Vital para su Exuberante Belleza

Las orquídeas, a pesar de su apariencia delicada, son más fuertes de lo que muchos podrían pensar. Son capaces de sobrevivir en diferentes climas y condiciones ambientales, pero para alcanzar su máximo potencial, necesitan una nutrición adecuada. En este aspecto, las orquídeas son como los seres humanos: necesitan una dieta balanceada para mantener su salud.

Necesidades Nutricionales de las Orquídeas

Las orquídeas, como todas las plantas, requieren nutrientes esenciales para su crecimiento y desarrollo. Estos incluyen los macronutrientes nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), los cuales son cruciales para el desarrollo de sus hojas, flores y raíces y los micronutrientes como el hierro (Fe), el manganeso (Mn), el cobre (Cu), el zinc (Zn), el molibdeno (Mo), el boro (B) y el cloro (Cl) también son necesarios, aunque en menor cantidad.

Fertilización de las Orquídeas

A diferencia de otras plantas que obtienen su nutrición del suelo, las orquídeas, en su mayoría epífitas, absorben sus nutrientes del aire, la lluvia y los detritus que se acumulan a su alrededor. Sin embargo, al cultivar orquídeas en casa, este suministro natural de nutrientes no está presente, por lo que se necesita un fertilizante para proporcionar estos elementos esenciales.

El uso de un fertilizante especializado para orquídeas es lo ideal. Estos fertilizantes contienen la relación correcta de nutrientes que las orquídeas necesitan para florecer y crecer. Usualmente, se aplican por medio del agua de riego, asegurándote de no sobrepasar la dosis recomendada para evitar la salinización del sustrato.

Luz y Nutrición

Es importante mencionar que la capacidad de las orquídeas para absorber y utilizar nutrientes está directamente relacionada con la cantidad de luz que reciben. Las orquídeas que reciben suficiente luz tendrán la energía necesaria para utilizar eficientemente los nutrientes que se les proporciona.

Nutrición y Floración

Una orquídea bien nutrida tendrá una mejor capacidad para producir esas impresionantes flores por las que son tan valoradas. Un suministro regular de nutrientes ayudará a la planta a producir flores más grandes, más brillantes y duraderas.

Macronutrientes NPK

Los macronutrientes son elementos que las plantas necesitan en grandes cantidades. Son fundamentales para su crecimiento y desarrollo. Incluyen:

  1. Nitrógeno (N): Este elemento es vital para el crecimiento de las plantas. Es un componente clave de las proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), y clorofila, que es crucial para la fotosíntesis. Da el color verde a las plantas. Deficiencia de nitrógeno: Plantas cloróticas y raquíticas. Pobre desarrollo de brotes. Exceso de nitrógeno: Produce plantas muy suculentas y más susceptibles a las enfermedades y plagas. Se va en vicio… o sea solo hojas y pocas flores
  2. Fósforo (P): Este elemento es importante para la energía y el almacenamiento y transferencia de nutrientes en las plantas. Es un componente clave en el ATP (adenosina trifosfato), que las plantas usan para almacenar y transferir energía. Favorece el crecimiento de raíces y aumenta la superficie de absorción. Exceso de fósforo: Estimula la producción de tallos pequeños y numerosos Presencia de espátulas malformadas. Orquídeas amarillentas. Deficiencia de fósforo: Follaje verde oscuro. Escaso desarrollo de hojas y raíces Color rojo en hojas viejas No hay floración
  3. Potasio (K): Favorece la síntesis de carbohidratos. Activa el crecimiento y maduración de la planta. Ayuda a la formación de las raíces
  4. Este elemento ayuda a las plantas a regular la apertura y cierre de los estomas (poros en las hojas que permiten el intercambio de gases), lo que afecta la transpiración y la absorción de CO2 para la fotosíntesis. También ayuda en la activación de las enzimas y en la síntesis de proteínas.
  5. Calcio (Ca): El calcio es importante para la estructura celular y la comunicación entre las células de las plantas.
  6. Magnesio (Mg): Es un componente central de la molécula de clorofila y es necesario para la fotosíntesis.
  7. Azufre (S): Es esencial para la producción de ciertas proteínas y aminoácidos.

Micronutrientes

Los micronutrientes son elementos que las plantas necesitan en cantidades más pequeñas, pero son igualmente importantes para su salud y desarrollo. Incluyen:

  1. Hierro (Fe): Esencial para la producción de clorofila.
  2. Manganeso (Mn): Ayuda en la fotosíntesis y la formación de clorofila.
  3. Zinc (Zn): Participa en la síntesis de proteínas y en la regulación del crecimiento.
  4. Cobre (Cu): Interviene en la fotosíntesis y en el metabolismo del nitrógeno.
  5. Molibdeno (Mo): Necesario para la fijación del nitrógeno.
  6. Boro (B): Importante en la formación y fortaleza de las paredes celulares.
  7. Cloro (Cl): Ayuda en la fotosíntesis y la regulación del agua.

REGLAS AL APLICAR UN FERTILIZANTE. cuidar una orquídea

•1. Nunca abonar una planta enferma.

•2. Nunca exceder la concentración recomendada de fertilizante

•3. Nunca aplicar fertilizante sin antes haber dado un riego ligero.

•4. Cada 2 a 6 meses regar más fuerte para lavar sales acumuladas.

•5. No fertilizar orquídeas recién sembradas.

•6. Nunca aplicar fertilizantes durante el período de descanso.

Periodos de Descanso de la Orquidea (2 a 3 semanas sin fertilizar) Son deespués de:

1. Floración.

2.Trasplante.

3.Traslado de un clima a otro.

4. División o propagación

Si bien estos nutrientes son esenciales para la salud de las plantas, es importante recordar que demasiado de cualquier nutriente puede ser dañino. Por lo tanto, es vital proporcionar a tus orquídeas una dieta equilibrada para garantizar su salud y belleza.

Tipos de fertilizantes según su presentación

•Sales minerales

•Líquidos: Concentrados y preparados

•Granulados de liberación lenta (marca más conocida: Osmocote)

•Orgánicos

•Primeros tres números son N (Nitrógeno) P (Fósforo) K (Potasio)

Cuando fertilizar las orquídeas

Fertilizar tus orquídeas es una parte crucial de su cuidado y mantenimiento. Generalmente, las orquídeas requieren fertilización durante su fase de crecimiento activo, que suele ser en primavera y verano. Durante este período, deberías fertilizarlas cada dos semanas aproximadamente.

En otoño e invierno, la mayoría de las orquídeas entran en un período de reposo y el crecimiento se ralentiza o se detiene por completo. Durante este tiempo, es posible que no necesiten ser fertilizadas en absoluto, o que solo necesiten una dosis reducida de fertilizante una vez al mes.

Además, cada vez que fertilices tus orquídeas, es importante recordar regarlas primero. Esto asegura que las raíces estén bien hidratadas y puedan absorber los nutrientes de manera más efectiva. Además, ayuda a prevenir la «quema» de las raíces, que puede ocurrir si se aplican fertilizantes a las raíces secas.

Siempre es mejor usar un fertilizante especialmente formulado para orquídeas y seguir las instrucciones del paquete cuidadosamente. Demasiado fertilizante puede ser perjudicial para las orquídeas. Si notas que las hojas de tus orquídeas se están volviendo amarillas o marrones, podría ser una señal de que las estás sobre-fertilizando.

Recuerda, cada orquídea puede tener requisitos de fertilización ligeramente diferentes, por lo que es importante entender las necesidades específicas de tu tipo de orquídea.

Cómo reproducir Orquídeas? Cómo cuidar las orquídeas

La macro propagación de las orquídeas se refiere a las técnicas de reproducción a gran escala utilizadas para producir una gran cantidad de orquídeas idénticas a partir de una sola planta madre. Este proceso es muy útil para preservar y propagar orquídeas raras o en peligro de extinción. A continuación, te explico cómo se realiza.

Método de las plantas nodrizas (sexual)

Se requiere para este método:

  • Planta nodriza
  • Orquídea adulta, árbol con orquídeas
  • Recipiente con sustrato que mantenga humedad

Procedimiento

  • Untar jugo de tomate maduro o puré de banano las raíces de las plantas de orquídea
  • Distribuir las semillas
  • Se espera que se germinen por acción del hongo micorrícico
  • Crecimiento de una especie de musgo
  • Mantener un ambiente húmedo y fresco.

Propagación Sexual (semilla)

Semillas de orquídea
cama de germinación para semillas de orquídea
Cámara de germinación
  • Cama de germinación
  • Recipiente plástico o de estereofón
  • Perforar base para el drenaje
  • Sustrato grueso en el fondo para el drenaje
  • Poner sustrato que mantenga humedad
  • Distribuir las semillas sobre el sustrato
  • Aspersión abono alto en nitrógeno
  • Cubrir con bolsa transparente
  • Colocar en lugar fresco, aireado
  • Regar abono alto en nitrógeno cada 2 meses
  • Trasplantar plantas cuando tiene 3 cm

División de Matas (asexual)

Esta es la forma más sencilla de propagar orquídeas, especialmente para aquellos con un crecimiento simpodial. Una vez que la planta madre ha crecido lo suficiente (generalmente después de unos tres a cinco años), se puede dividir en secciones más pequeñas, cada una de las cuales se convierte en una nueva planta. Cada sección debe tener al menos tres o cuatro pseudobulbos para asegurar su supervivencia.

Asexual (partes vegetativas)

  • División
  • Keikis
  • Esquejes de tallo vegetativo y floral
  • Hijos basales
  • Seudobulbos viejos

Se obtienen plantas homogéneas en todas sus características

  • No Hay Cruzamiento sexual
  • Producción de CLONES
  • Una planta se divide cuando:
    • Para aumentar número plantas
    • Su tamaño se vuelve inmanejable
    • Eliminar partes enfermas
    • El momento adecuado:
    • Al salir nuevos hijos y nuevas raíces
    • Después de la floración
    • Orquídeas simpodiales:
    • Planta madre mínimo de 6 a 8 tallos
  • Seudobulbos (Cattleya, Oncidium, Dendrobium),
  • Hojas (Pleurothallis, Masdevalia, Phragmipedium, Paphiopedillum)
  • Cada hijo con 3 o más seudobulbos u hojas
  • Momento de división:
  • Hijos y raíces nuevas.
  • Después de la floración.

Backbulb Propagation (Propagación por Bulbos Antiguos), orquídeas cuidados

Los pseudobulbos antiguos (llamados «backbulbs») que aún tienen un rizoma vivo pueden ser usados para crear nuevas orquídeas. Este método es útil para las orquídeas que han crecido demasiado en una dirección. Los backbulbs se separan del resto de la planta, se colocan en un ambiente húmedo hasta que se desarrollan nuevas raíces y luego se trasplantan a su propio contenedor.

  • Se aprovechan los tallos viejos durante el trasplante
  • Cymbidium, Catasetum, Zygopetalum algunos Oncidium y Odontoglossum.
  • Los tallos se preparan siguiendo el proceso del trasplante
  • Los tallos se colocan en una cama de brotación
  • Sustratos: musgo, piedra (pómez o roja), arena
  • Ambiente 20 a 24 °C. humedad relativa 70%
  • Los brotes aparecen más o menos a las 3 a 4 semanas.

Qué es un Keiki?

Algunas orquídeas, como la popular Phalaenopsis, a veces producen «keikis» (un término hawaiano que significa «bebé»). Estos son pequeños brotes que crecen a lo largo del tallo de la flor y se pueden separar y plantar una vez que han desarrollado suficientes raíces. Una regla para saber si ya podemos separar el keiki, es que debe tener 3-3-3 (tres centímetros, tres raíces, tres hojas).

keikis florales

  • Keikis florales: Phalaenopsis, Phaius (Doce apóstoles)
  • Keikis vegetativos: Dendrobium, Arundina
  • Cortar “regla de tres” Tres centímetros Tres raíces Tres hojas

Keikis vegetativos

keiki vegetativo dendrobium

Propagación por Meristemo

La propagación por meristemo, también conocida como micropropagación, es un método de laboratorio que permite producir miles de plantas genéticamente idénticas a partir de una sola célula de la planta madre. Esto se realiza tomando una pequeña sección del tejido de crecimiento (el meristema) y cultivándolo en un medio de crecimiento especializado. Las nuevas plantas que resultan de este proceso son genéticamente idénticas a la planta madre, lo que permite la propagación en masa de orquídeas raras o de alta calidad.

Tipos de Orquídeas:

Cada tipo de orquídea tiene sus propias necesidades y requerimientos únicos en términos de luz, agua, humedad y cuidado. Algunos de los tipos de orquídeas más comunes y populares son:

Phalaenopsis

También conocidas como las «orquídeas mariposa», debido a las flores grandes y planas que se asemejan a las alas de una mariposa. Son las más comunes en los hogares debido a su facilidad de cuidado y a su capacidad para florecer durante meses a la vez.

Orquídea phalaenopsis
Cómo cuidar las orquídeas

Cattleya :

A veces llamadas las «orquídeas de corsage», las Cattleyas son conocidas por sus flores grandes, fragantes y coloridas. Son un poco más difíciles de cuidar que las Phalaenopsis, pero con la atención adecuada, pueden florecer varias veces al año.

Orquídea cattleya
Cómo cuidar las orquídeas

Dendrobium :

Este amplio género de orquídeas incluye especies que varían en tamaño y forma. Son populares en los hogares debido a su resistencia y a su capacidad para adaptarse a diferentes entornos.

Orquídea dendrobium
Cómo cuidar las orquídeas

Oncidium :

A menudo llamadas «orquídeas bailarinas» debido a la forma de sus flores, las Oncidium son orquídeas atractivas y duraderas que pueden prosperar en una variedad de entornos.

Orquídea oncidium
Cómo cuidar las orquídeas

Paphiopedilum :

Conocidas como «zapatillas de dama», estas orquídeas son conocidas por sus flores distintivas y bellamente modeladas. Prefieren condiciones de baja luz y alta humedad, lo que las hace perfectas para el cultivo en interiores.

Orquídeas paphiiopedilium
Cómo cuidar las orquídeas

Cymbidium :

Estas orquídeas son populares por su resistencia y su capacidad para producir flores espectaculares. Son ideales para jardines al aire libre en climas más fríos.

Orquídeas cymbidium
Cómo cuidar las orquídeas

Vanda :

Conocidas por sus colores vibrantes y sus patrones pintorescos, las Vandas son orquídeas que requieren mucha luz y humedad. Son un poco más desafiantes de cultivar en interiores, pero su belleza es inigualable.

Cómo cuidar las orquídeas

Epidendrum :

Las Epidendrum son orquídeas robustas y resistentes que son conocidas por sus flores coloridas y brillantes. Son orquídeas de fácil cuidado que se adaptan bien a una variedad de entornos.

Orquídea epidendrum
Cómo cuidar las orquídeas

Estos son solo algunos ejemplos de los fascinantes tipos de orquídeas que puedes encontrar. Cada uno tiene su propio encanto y atractivo, y explorar los diferentes tipos puede ser una aventura gratificante en sí misma.

¿Qué significa tener una Orquídea en casa?

Existen muchos tipos de orquídeas, cada una con su propio encanto y particularidades. Las orquídeas azules, las orquídeas blancas y las orquídeas moradas son solo algunas de las más populares. Las orquídeas colombianas, en particular, son reconocidas mundialmente por su belleza y variedad.

Orquídeas Azules

Las orquídeas azules son realmente raras en la naturaleza, ya que la mayoría de las orquídeas azules que vemos en las tiendas son en realidad orquídeas blancas teñidas. Sin embargo, existen algunas especies de orquídeas azules naturales, como la Vanda coerulea, que es famosa por sus impresionantes flores de un azul profundo.

Orquídea vanda azul
Cómo cuidar las orquídeas

Orquídeas Blancas

Las orquídeas blancas son un símbolo de pureza e inocencia, y son una elección popular para las bodas. La Phalaenopsis blanca, también conocida como la orquídea mariposa, es una de las orquídeas blancas más comunes y fáciles de cuidar. 💍🕊️

Orquídea phalaenopsis blanca
Cómo cuidar las orquídeas

Orquídeas Moradas

Las orquídeas moradas son muy variadas, ya que el morado es un color común en las orquídeas. La Cattleya labiata y la Dendrobium phalaenopsis son dos ejemplos de hermosas orquídeas moradas.

Catttleya labiata morada
Cómo cuidar las orquídeas

Las orquídeas son verdaderamente unas flores extraordinarias, y su cultivo y cuidado pueden convertirse en una pasión. Recuerda, cada orquídea es única y puede requerir cuidados específicos. Con paciencia, dedicación y amor, tus orquídeas florecerán y te recompensarán con su belleza y su fragancia. ¡Feliz cultivo!

2 comentarios en «Cómo cuidar las Orquídeas? Aquí tu guía completa47 min de lectura»

  1. Ignoro que son Orquídeas subterráneas ? Me quede con la intriga. Y si muy útil información; aprendí a nivel regar en reposo , y transplantar. Mil gracias !

    1. Hola María, saludos. Muchas gracias por tu comentario. Agregué en el artículo una foto la Rhizanthellas: Estas orquídeas son raras y su situación se considera de vulnerables a críticas, sobre todo debido a la pérdida de hábitat. Viven bajo tierra en simbiosis con hongos micorrizas. Estos rizomas o tubérculos subterráneos son cortos y engrosados, sin raíces, que actúan como almacén de nutrientes para las orquídeas. Las hojas están ausentes.

      Cuando la orquídea se prepara para florecer, la solitaria inflorescencia surge a través de la superficie, debajo de la hojarasca, esta es terminal y racimosa. Da lugar a una agrupación de flores pequeñas, tubulares y hermafroditas. La cabeza fragante tiene alrededor de 5 cm de ancho y contiene numerosas y pequeñas flores.

      La polinización es llevada a cabo por pequeñas moscas o insectos, incluso termitas o dípteros. El fruto es carnoso, una indehiscente drupa con alrededor de 250 diminutas semillas.

      Su descubrimiento en 1928 causó tal entusiasmo entre los amantes de las orquídeas, que un modelo de cera estuvo de gira por toda Gran Bretaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *